In consejos, dolor, Fisioterapia

El dolor se produce 100% en el cerebro, pudiendo ser punzante, sordo, fuerte, suave, y durante un periodo corto o largo.

Según el tiempo que dura el dolor, distinguimos entre dolor agudo y dolor crónico.

El dolor agudo suele durar menos de 3 meses, y se da por una lesión de algún tejido del cuerpo. Éste dolor servirá para hacerte “cuidar” la zona lesionada, y gradualmente poder volver a la normalidad a medida que el dolor vaya desapareciendo.

El dolor crónico dura más de 3 meses, y la lesión tisular no es el principal problema. Sabemos que afecta a más de un 20% de la población mundial, y es uno de los problemas más complejos de abordar.

Entonces… ¿Qué podemos hacer con el dolor crónico?

La persona que sufre de dolor crónico piensa que aún debe haber algún problema en sus tejidos o su cuerpo, porque el dolor se supone que está para indicarnos alguna patología. La realidad es que sabemos que los tejidos (músculos, huesos, ligamentos,…) deben estar curados a los 3 o 6 meses, así que si el dolor continua más allá, tendrá que ver con la “sensibilidad” del sistema nervioso.

Como que es un dolor “complejo”, habrá que reentrenar al cerebro y al sistema nervioso, y sobretodo analizar qué hábitos o situaciones está viviendo la persona que puedan estar ayudando a perpetuar este dolor. Por eso es tan importante realizar un diagnóstico minucioso y tener una visión multifactorial.

 

¿Qué tratamientos hay para el dolor crónico?

  • Tratamiento farmacológico: Ayuda, pero solo durante un tiempo limitado. Por eso nos pueden ayudar al inicio, para poder empezar a realizar nuevas actividades sin dolor, pero habrá que ir reduciendo la medicación poco a poco.
  • Cirugía: Como hemos comentado, el problema principal del dolor no es la lesión de tejidos, por tanto una cirugía no será el tratamiento más adecuado a priori. Si crees o te han comentado que en tu caso sería la mejor opción, pide más opiniones y valora los pros y los contras.
  • Estado de ánimo y nivel de estrés: El estrés o un estado de ánimo no adecuado pueden estar haciendo que el dolor se perpetúe, por tanto será muy importante analizar qué cosas nos están afectando en nuestro día a día.
  • Dieta y estilo de vida: Lo que comemos y como vivimos pueden contribuir a la experiencia que tenemos con el dolor. El sedentarismo, la mala alimentación, fumar, no hidratarse adecuadamente,…, son factores que ayudarán a no estar sanos, pudiendo alargar un proceso de dolor.
  • Historia personal: Será importante preguntarse qué pasaba cuando empezó el dolor, y analizar si puede ser que nuestras vivencias nos estén afectando más de lo que pensábamos.
  • Actividad física: Debes moverte en niveles cómodos, en los que no tengas miedo a encontrarte peor, y por tanto tu cerebro no se proteja del movimiento con más dolor.

 

Te dejamos un vídeo muy ilustrativo sobre el dolor crónico de la GP Acces y la Health Hunter New England Local Health District:

Dolor crónico

Si crees que puedes estar sufriendo dolor crónico y necesitas más información, puedes ponerte en contacto con nosotras.

Artículos recomendados

Escribir un comentario

8 − 3 =

Contactar

Rellena los siguientes campos y para que nos pongamos en contacto contigo

Not readable? Change text.
0

Start typing and press Enter to search