In Fisioterapia, incontinencia anal, Incontinencia Urinaria, postparto, suelo pélvico

Contraer un músculo puede ser muy fácil de hacer si nuestro cuerpo funciona correctamente, y si somos capaces de dar la orden. Es fácil pensar en doblar el brazo a nivel del codo y saber que lo hemos hecho pero, a veces, no es tan fácil saber si estamos contrayendo un músculo. Si piensas en contraer el suelo pélvico, ¿eres capaz de saber si lo has contraído correctamente?

Muchas mujeres (y hombres), aun conociendo como deben realizarlo, no están seguras de si lo están haciendo correctamente. En estos casos, el biofeedback es una herramienta esencial. Pero…

¿Qué es el biofeedback? Del griego Bio (vida), y del anglosajón Feedback (retroalimentación), se define Biofeedback como la posibilidad de control y modificación de forma voluntaria de procesos biológicos o funciones corporales cuando se facilita al mismo tiempo información acerca de ellos.

Entonces el Biofeeback será una herramienta que nos ayudará a reconocer si estamos contrayendo o relajando una estructura de nuestro cuerpo, en este caso el suelo pélvico.

Pero no hay un solo tipo de biofeedback, sino que tenemos varios tipos:

  • La palpación: Una manera de saber si contraemos el suelo pélvico puede ser tocar con la mano la zona del periné, y palpar el movimiento que se produce.
  • Un espejo: Podremos observar con nuestros ojos que tipo de movimiento se produce en la zona del periné cuando contraemos, y así comprobar qué estamos haciendo.
  • El Educator: Este dispositivo consiste en una ayuda que también será visual como el espejo. Es un aparato que se introduce en la vagina y que deja en el exterior de ella una varilla. Al contraer o relajar nuestro suelo pélvico, la varilla se moverá hacia arriba o hacia abajo, haciendo que veamos la el movimiento que estamos generando.
  • Electromiográfico: Con una sonda o electrodo, la máquina recogerá la señal de la contracción de la musculatura y nos indicarán en una pantalla como esa contracción sube o baja al realizar el movimiento. De esta manera, podrás ver cómodamente como realizas la contracción, y se podrá evaluar cómo va mejorando con el tiempo la contracción.
  • De presión: Funciona como la anterior, pero en vez de funcionar con la electricidad de la contracción, evaluará los cambios de presión en la sonda, sabiendo así cuando aumenta o disminuye la presión en la sonda al realizar el movimiento.

Este tipo de tratamiento será muy útil en las patologías de suelo pélvico en las que la musculatura esté implicada y queramos que ésta mejore y que seamos más conscientes de nuestra contracción.

 

Si tienes dudas sobre si contraes correctamente o no el suelo pélvico, ponte en contacto con nosotras. Un equipo especializado te enseñará a conocer mejor tu suelo pélvico y te indicará que ejercicios o tratamientos son los mejores en tu caso.

Artículos recomendados

Escribir un comentario

1 + 8 =

Contactar

Rellena los siguientes campos y para que nos pongamos en contacto contigo

Not readable? Change text.
0

Start typing and press Enter to search