In consejos, dolor, suelo pélvico

En Europa y Estados Unidos, 1 de cada 7 mujeres padece dolor perineal de forma transitoria o crónica en algún momento de su vida.

El dolor es una alarma que se activa en el cerebro cuando cree que alguna parte de nuestro organismo está en peligro. En el caso del dolor perineal, ésta alarma nos estará indicando que hay algún “problema” o “alerta” en la zona del periné. Ésta se puede manifestar en forma de dolor siendo: contínuo, intermitente, parecido a un calambre o pinchazo, como una sensación de ganas de orinar intensas, presión o molestia,… A menudo interfiriendo en las actividades cotidianas de las personas que lo sufren.

 ¿Cuáles son las causas más comunes de dolor perineal?

Después del parto es común tener dolor perineal. Las causas pueden ser la cicatriz de la episiotomía (que puede molestarnos aun cuando está curada), contracturas musculares, hipersensibilidad, un desequilibrio en la flora vaginal, hemorroides,…
También podemos tener dolor perineal tras una operación quirúrgica en ésta zona, después de un traumatismo (por ejemplo una caída de culo), o incluso por ejercicios que, por ejemplo, generan una presión continuada en la zona (ciclismo,…).
Todas estas situaciones pueden dar dolor agudo al inicio, pero en muchos casos éste se puede alargar más de lo esperado. Si se alarga más de lo esperado, podría ser porque la lesión primaria aún no está solucionada y necesita de ayuda profesional, o porque nuestro cerebro ha malinterpretado las señales y sigue creyendo que aún estamos en situación de peligro, mandando señales de dolor, cuando en realidad ya no es necesario.

¿Y qué soluciones hay para el dolor perineal?

Dependiendo del origen del dolor, se tratará de una manera u otra, por tanto, lo más importante será hacer un buen diagnóstico y una buena anamnesis para descubrir el foco de lesión. Tanto el Ginecólogo como el Fisioterapeuta experto en Suelo Pélvico te realizarán una entrevista inicial y después una exploración para poder decidir cuál es la causa y así elegir el tratamiento más adecuado.
Normalmente el tratamiento para el dolor perineal, cuando la lesión aún está presente, suele ser fácil y dar muy buenos resultados. Por ejemplo, si hablamos de una episiotomía que aún produce dolor en diferentes situaciones, tratando la cicatriz y el tejido de alrededor con terapia manual (masaje y movilizaciones) y radiofrecuencia, solucionamos el problema con pocas sesiones y sin pasar por ningún dolor ni molestia en el tratamiento.

Si sufres de dolor perineal, consulta con un/a Fisioterapeuta especializado/a en Suelo Pélvico. Éste/a te explicará tu caso para que puedas entender cuál es el origen de tu dolor, y te recomendará el mejor tratamiento.

Si tienes dolor perineal, no lo sufras en silencio… ¡Existe solución!

 

Recent Posts

Escribir un comentario

18 + 8 =

Contactar

Rellena los siguientes campos y para que nos pongamos en contacto contigo

Not readable? Change text.
0

Start typing and press Enter to search