In embarazo, parto

Unos días antes del parto, comienza la fase latente del parto. Las contracciones uterinas se hacen más frecuente y preparan al cuello uterino para el parto (llamadas contracciones de Braxton-Hicks); comienza a borrarse el cérvix (disminuyendo la altura del cuello uterino) y la dilatación. Se puede expulsar el tapón mucoso, y la cabeza fetal se va acomodando al estrecho superior de la pelvis.

Para que comience la fase activa del parto tienen que haber contracciones (dolorosas o no) cada 5 min, una dilatación de 2 cm y un Borramiento del 50%. Esta fase tiene una duración diferente según si la mujer es nulípara (es su primer parto) o multípara (no es su primer parto), teniendo una duración de 14  y 7 horas respectivamente.  Tras ello, la dilatación del cuello del útero llegará a los 10 cm y comenzará la fase expulsiva (salida del bebé) que durará 1 hora en nulíparas y pocos minutos en multíparas. Durante esta segunda fase del parto, las contracciones de los músculos respiratorios y el diafragma, así como los de la pared abdominal, están programados para coincidir con el pico de contracción uterina de manera espontánea y dirigir al bebé en descenso hacia el canal de parto.

La fase de expulsión de la placenta o alumbramiento, es en la que se expulsa la placenta y las membranas, con una duración que no debe sobrepasar los 30 minutos, ya que sino se deberá extraer manualmente. Antes de la expulsión de la placenta, ésta se desprende, dando lugar a sangrado y descenso del cordón umbilical. Una vez ha pasado esta fase, se produce el “globo de seguridad” (el útero se contrae hasta que el fondo queda por debajo del ombligo).

 

 

Si te ha interesado, no dudes en seguirnos en Facebook y Twitter, así como trasladarnos todas vuestras dudas en los comentarios.

 

¡Hasta pronto!

Artículos recomendados

Escribir un comentario

Contactar

Rellena los siguientes campos y para que nos pongamos en contacto contigo

Not readable? Change text.
0