In incontinencia anal

Si sufres incontinencia anal, puede que la estés sufriendo en silencio. Debes saber que hay muchas personas a tu alrededor que la sufren y que no estás solo.

Aquí te mostramos algunos aspectos que, desde el punto de vista de la fisioterapia, consideramos que deberías conocer.

Nuestro cuerpo es capaz de evitar los escapes de gases y heces con diversos mecanismos.

Nuestro organismo dispone de un complejo sistema para poder cumplir con el mecanismo de continencia, y vale la pena conocerlo para poder determinar cuál es tu caso y qué debes reeducar, ejercitar o tratar. Aunque te hayan diagnosticado una lesión irreversible, vale la pena entrenar y potenciar las estructuras de tu suelo pélvico para minimizar la incontinencia y así poder mejorar tu calidad de vida.

¿Cómo debería ser la consistencia de mis heces?untitled

Tus heces no debería ser ni muy duras ni muy líquidas, ya que ambas opciones podrían influir negativamente sobre la capacidad de tu cuerpo para contenerlas. En el siguiente cuadro te mostramos la “Escala de Bristol” en la que podrás identificar cómo son tus heces, sabiendo que deberían ser del tipo 2 o del tipo 3.

(Escala de heces de Bristol. Heaton, K W & Lewis, S J 1997, “Stool from scale as a useful guide to intestinal transit time”. Scandinavian Journal of Gastroenterology, vol.32, no.9,pp.920-924)

¿Y si mis heces son muy duras?

Generalmente necesitarás realizar un esfuerzo muy grande para evacuarlas. Si éste esfuerzo lo realizas de forma repetida, las estructuras que se encuentran en la región pélvica (nervios, fascias, músculos,…) se dañarán. Para mejorar ésta situación, deberías cambiar la postura en el baño, elevando los pies (apoyados en un banco), simulando una postura parecida a estar de cuclillas. Si esto no es suficiente, tu fisioterapeuta de suelo pélvico te enseñará a realizar correctamente una maniobra defecatoria satisfactoria.

captura-de-pantalla-2016-11-17-a-las-15-07-35

¿Y si mis heces son muy líquidas?

En este caso, las ganas de defecar vienen de forma urgente y a nuestro organismo le cuesta mucho retenerlas, aunque tenga un sistema muscular muy potente. Piensa que nuestro cuerpo está diseñado para facilitar la evacuación de las diarreas para expulsar lo que interpreta como nocivo, siendo un mecanismo de protección. Deberías tratar de resolver lo que, a nivel digestivo, está provocando que esas heces sean líquidas. Visita a un especialista en nutrición (en RAPbarcelona te ofrecemos el servicio de psiconeuroinmunología). Paralelamente puedes realizar ejercicios para fortalecer los músculos de tu suelo pélvico y poder posponer la evacuación de manera que te dé tiempo a llegar al wc.

¿Cómo debo realizar esfuerzos en mi día a día?

Seguramente hayas notado que cuando realizas esfuerzos pueden venir acompañados de escapes de gases o de heces. Para evitarlo, procura contraer la musculatura del suelo pélvico y mantener una respiración natural (sin bloquear la respiración) durante los esfuerzos. Si continúas observando escapes, no dudes en dirigirte a un fisioterapeuta especializado que te enseñe a activar correctamente los músculos del suelo pélvico y el abdomen.

¡Hábitos saludables que no debes olvidar!

  • Higiene íntima con agua y/o soluciones no jabonosas
  • Puntualmente puedes usar tampones anales
  • Hidratación adecuada para mantener hidratados y sanos nuestros tejidos
  • Infórmate con un especialista acerca de productos para regenerar la piel del entorno anal

¡ATRÉVETE A SALIR! ¡ATRÉVETE A HABLARLO!

 

Si te ha interesado, no dudes en seguirnos en Facebook y Twitter para estar al día de todas nuestras notícias y artículos.

¡Hasta pronto!

 

Artículos recomendados

Escribir un comentario

Contactar

Rellena los siguientes campos y para que nos pongamos en contacto contigo

Not readable? Change text.
0