In embarazo, parto

1.-COMER ALIMENTOS GRASOS o PESADOS:

Debes pensar que el parto es como correr una maratón, y será importante mantenerse hidratada y comer ligero. Tienes que tener en cuenta que la digestión es mucho más lenta durante el parto, y los alimentos grasos o pesados son más difíciles de digerir en este momento. Las mamás normalmente pierden el apetito a medida que el parto avanza, por eso deberías escuchar a tu cuerpo. Será muy importante que te hidrates, e incluso puedes beber bebidas deportivas con electrolitos (pero bajas en azúcar).

Algunas ideas de snacks pueden ser: barritas de avena, fruta, paletas de hielo, nueces,..

2.-SOBREACTIVARTE:

El parto se va a dar por si mismo, y no debes sobreestimularte. Estar en posiciones verticales y cambiar con frecuencia de posición te va a ayudar a ti y a tu bebé, pero los periodos de descanso son igualmente importantes. Las primeras contracciones son leves en comparación a las finales del parto, y por tanto, es muy importante que estés descansada física y mentalmente. No pienses que mientras descansas no puedes hacer nada, ya que descansar en diferentes posiciones va a ayudar a que tu bebé se coloque. Así que si necesitas descansar, alterna las posiciones (tumbada hacia un lado, hacia el otro,…). Si te cuesta mucho descansar, intenta hacer actividades como: ducharte, bañarte, o escuchar música relajante mientras te balanceas en una mecedora, para intentar conserva energía para el momento del parto.

3.-LUCHAR CONTRA EL PROCESO DE PARTO:

El parto es un proceso natural, ¡tu cuerpo está preparado para hacerlo! En algunos casos se necesita una cesárea, pero si éste no es tu caso, o no lo sabes… ¿Por qué no intentar darte a ti misma un parto natural? Algunas de las cosas que puedes hacer son: probar diferentes posiciones, prestar atención a las señales que te de tu cuerpo, y mantener tus músculos relajados durante las contracciones.

  • Las posiciones no solo te ayudarán a estar más cómoda, sino que también fomentan la colocación adecuada de tu bebé. Trata de cambiar de posición cada 30 minutos como máximo, aunque un posición te resulte muy cómoda, así mantendras el proceso de parto activo.
  • Presta atención a las señales de tu cuerpo. Si después de estar unas 5 contracciones en una posición, no te sientes cómoda, cambia de posición. Si sientes que necesitas descansar, descansa. Si notas que el masaje te ayuda, pídele a tu pareja o acompañante que te ayude. Si sientes el impulso de hacer cualquier cosa, hazla. Recuerda mantener la confianza en ti misma y tu capacidad para mantener el parto bajo control ¡Tu puedes!
  • La relajación en el parto es otra gran manera de evitar la lucha contra éste. Recuérdate a ti misma, o dile a tu pareja o acompañante que te recuerde que debes relajarte y permanecer relajada para dejar que el bebé vaya bajando por el canal de parto. Tienes que encontrar posiciones para que te sea más fácil relajarte. El balanceo rítmico y la respiración promueven la relajación. Es importante centrarse y tratar cada contracción por si sola, relajándote entre ellas. Si no te relajas notarás que cada vez vas acumulando más tensión y empezarás a perder el control.

4.-HIPERVENTILARTE:

La respiración excesiva o respirar demasiado rápido te pueden causar mareos, entumecimiento y hormigueo en manos, pies y/o cara, y llegar incluso a desmayarte. Si estás planteándote tomar clases de parto, te enseñarán los diferentes tipos de respiración. El parto es un desafío mental y físico, y la respiración adecuada te ayudará a enfrentarte a éste, proporcionando además una mejor oxigenación para ti y tu bebé.

 

En próximas entregas te daremos más consejos para que tu parto sea una experiencia inolvidable. Si no te las quieres perder, síguenos en Facebook y Twitter.

 

¡Hasta pronto!

 

Artículos recomendados

Escribir un comentario

Contactar

Rellena los siguientes campos y para que nos pongamos en contacto contigo

Not readable? Change text.
0