In consejos, suelo pélvico

¿Sabrías reconocer tu cara en una foto? ¿Y tu mano, pie, brazo o pecho? ¿Y tu vulva? Puede que no te hayas hecho nunca esta pregunta, o que ni siquiera te parezca algo importante… ¡pero es ESENCIAL para tener una buena salud pélvica!

Tu vulva, tu vagina y tu suelo pélvico son partes de tu cuerpo, y como tales las tienes que reconocer. Durante muchos años han sido zonas tabú (aunque aún lo siguen siendo), y hay mujeres que nunca han visto o tocado sus zonas íntimas, aún teniendo relaciones sexuales o habiendo sido madres.

¿Por qué es importante conocer tu vulva, tu vagina y tu suelo pélvico?

En nuestro cerebro tenemos integrado nuestro “esquema corporal”, algo que nos hace tener perfectamente ubicadas y reconocidas las partes de nuestro cuerpo. No nos hace falta mirar nuestra mano para saber dónde está colocada, o si tenemos nuestros dedos cerrados o abiertos, ya que tenemos un control y un reconocimiento completo de esta zona. Esto hace que nos sea muy fácil mover la mano, utilizarla, relajarla, ejercitarla, o saber si hay algo que no está bien.
Si tropiezas y te caes encima de la mano, enseguida vas a notar cosas en ella: dolor, calor,…, y vas a mirarla y moverla para ver que todo está bien. Si hay algo que podrías hacer anteriormente y ahora no, podrás valorarlo y estar alerta.

¿Qué pasa con el suelo pélvico y nuestra vagina? Se encuentran en una zona que está más escondida, que no llevamos al aire normalmente, y que socialmente no ha estado muy bien visto que habláramos tranquilamente sobre ella.
Si no tenemos un gran control sobre esta zona, es probable que se produzcan cambios y ni siquiera seamos conscientes de ellos. ¿Sabrías decir si tu vulva o tu vagina han sufrido un cambio de coloración, está más inflamada, hay algo que haya descendido,…? Es difícil, ¿no? A parte de los cambios que se puedan producir y no notemos… ¿Qué pasa si quiero fortalecer o ejercitar esta zona? Es probable que nos sea más difícil porque no tenemos mucho control sobre ella, y a nuestro cerebro le cuesta más enviar órdenes a una zona que no tiene muy clara dónde está ni si está contraída, relajada,…

¿Y en las relaciones sexuales? ¡Aquí es esencial conocer nuestra vulva y nuestra vagina! ¿A cuantas mujeres les cuesta llegar a tener un orgasmo durante una relación en pareja? Es un problema habitual, y que en muchos casos no se da la importancia que debería. Pero preguntémonos algo: ¿Cómo seremos capaces de tener un orgasmo en una relación en pareja si nosotras mismas no conocemos nuestra vagina y lo que nos gusta?

Para empezar a conocerla, aquí te proponemos unos pequeños consejos:

  • Descubre tu vulva y tu vagina: Encuentra un momento y un lugar tranquilo en el que puedas sentarte o tumbarte, coger un espejo pequeño y empieza a mirarla. Puedes ayudarte con una mano para moverla y tocarla; así no sólo verás esa zona, sino que añadirás la sensibilidad y el tacto en ese “esquema corporal” que deberás crear en tu cerebro.
  • Descubre tu suelo pélvico: Puedes colocar una pequeña toalla enrollada en una silla y sentarte encima. Esa toalla estará en contacto con tu vagina y tu suelo pélvico, y así serás más consciente de esa zona. Ahí puedes probar a contraer tu suelo pélvico y notar si al hacerlo, tu vagina se separa de la toalla.
  • Durante tu día a día, toma consciencia de tu vagina y tu suelo pélvico en diferentes momentos: sentada en el trabajo o en el metro… ¡piensa un momento en tu suelo pélvico! ¿Eres capaz de imaginarte como está colocado? ¿Puedes notar si está contraído o relajado? ¡Prueba a contraer o relajar para ayudarte! (Tranquila que aunque haya gente a tu alrededor, ¡nadie va a notar nada!)

¡Te animamos a que conozcas tu vulva y tu vagina y le des el lugar que se merece en tu cuerpo!

Te dejamos un vídeo en el que podemos ver como reaccionaron 4 mujeres al ver su vulva por primera vez… ¡No te lo pierdas!

Artículos recomendados

Escribir un comentario

Contactar

Rellena los siguientes campos y para que nos pongamos en contacto contigo

Not readable? Change text.
0